Log In

Las Notas de MULTILAERAL

Intérpretes vs "Interpretator"

reflexiones
MULTILATERAL Español
Intérpretes vs "Interpretator"
5:41
 

Read/Listen to the Note in English.


Los intérpretes somos unos de los profesionales más resilientes que conozco. Durante los últimos años, lo hemos demostrado hasta la saciedad y ahora estamos a punto de hacerlo una vez más.

Hace unos seis o siete años, las plataformas digitales de interpretación simultánea (SIDP, según sus siglas en inglés) como VoiceBoxer e Interactio irrumpieron en el mundo de la interpretación cuando organizaciones globales como Amnistía Internacional adoptaron modelos de localización neutral para las reuniones de rutina y las sesiones de trabajo en equipo. Así empezó el gran debate sobre la validez y la viabilidad de la interpretación remota.

Hasta que empezó la pandemia... pero ya sabemos cómo terminó esa historia.

Y ahora, los sistemas automáticos de interpretación o "interpretators" como me gusta llamarlos, están haciendo su gran debut mundial de la mano de los gigantes de la tecnología y de los grandes porveedores de servicios lingüísticos. Según ellos, las herramientas de inteligencia artificial son (o serán) capaces de traducir mensajes orales en tantos idiomas como sean necesarios a través de la generación de subtítulos y/o declaraciones verbales generadas automáticamente.

Nosotros, los intérpretes profesionales de carne y hueso, nos preocupamos por unos minutos antes de darnos cuenta de que su irrupción torpe en la escena mundial, como en la entrega de los premios Grammy, nos daba un respiro y la oportunidad para reacomodarnos.

Lo que nos trae a la pregunta del día en la comunidad profesional de intérpretes: suponiendo que la interpretación hecha por inteligencia artificial funcionase, ¿qué la diferenciaría de la interpretación hecha por humanos?

Lo que a su vez trae a colación la gran y vieja pregunta del millón sobre el valor que los intérpretes realmente aportamos a cada situación.

En dos meses, voy a celebrar mis primeros veinte años como intérprete, durante dieciocho de los cuales sustuve que, siempre que se cumplan los requisitos básicos de calidad de interpretación/traducción, el secreto para una interpretación excelente está en el dominio que cada profesional tenga de las habilidades secundarias necesarias para cada interpretación.

Es a través de esas habilidades secundarias que le damos, y le seguiremos dando, un toque humano a la interpretación.

Es nuestra habilidad para detectar y decodificar adecuadamente los matices, para unir los puntos y comprender la relación entre contextos, situaciones y experiencias pasadas lo que nos diferencia.

Es nuestra capacidad para "leer la sala" y entender el lenguaje corporal, para encarnar la sensibilidad cultural lo que nos permite ayudar a cuidar la reputación de nuestros clientes. Es nuestra capacidad innata para llenar los espacios en blanco y acortar las distancias con los oradores que interpretamos lo que nos permite honrar la verdadera intención comunicativa detrás de su mensaje.

Es nuestra flexibilidad y capacidad de improvisación lo que nos permite satisfacer las expectativas de nuestros clientes, los oradores y sus audiencias.

Cada vez que nos sentamos detrás de un micrófono, hacemos mucho más que "simplemente pasar" las cosas de un idioma a otro. Por sí mismos, los códigos lingüísticos apenas tocan la superficie de un mensaje y todo intérprete que piense que su trabajo consiste solamente en convertir códigos lingüísticos se está menospreciando al equiparar su actuar profesional a un microchip.

Sin embargo, parece que a pesar de nuestras impresionantes habilidades, los intérpretes del mundo ahora tenemos que aprender a hablar un idioma nuevo, además de Globish: ChatGPT.

Solamente la semana pasada, cuatro colegas me dijeron que les tocó interpretar discursos y presentaciones escritos por inteligencia artificial y que algunos no tenían demasiado sentido.

Bien puede que esta sea una moda pasajera, pero de continuar, la saga tecnológica de la interpretación en el siglo XXI no va a resultar en los intérpretes humanos siendo reemplazados por interpretators, sino más bien forzados a interactuar y trabajar con ellos, a prestarles nuestras voces y nuestras mentes y, al permitirles beneficiarse de nuestro conocimiento experto y flexibilidad lingüística, darles vida como a Terminator o Pinocchio.


Nota originalmente publicada en la edición de febrero de 2023 del ITI London Regional Group Newsletter bajo A View From The Booth

Tené acceso VIP

Accedé a Notas y recursos exclusivos de MULTILATERAL sobre idiomas, interacción intercultural, comunicación estratégica, América Latina, el Reino Unido y más.

Subscribite y súmate a la conversación sobre cómo traer claridad a la mesa.

Subscribirme gratis

También te puede interesar

Mi español argentino dentro del contexto latino

El Ansiado Efecto Respaldo

No soy Superman, soy Batman

Intérpretes vs "Interpretator"

Recursos

Empresa

Sumate a la conversación